¿Exigir en el amor?

Me cansé de exigir y comprendí…
Qué el amor no se exige sino que de da.
Que el respeto no se pide sino que se gana.
Que la atención y el cuidado se valora y no se exige.
Aveces pedimos más de lo que damos, sentimos que la otra persona tiene la obligación de proveerme  todo de ella para entonces si permitirme ser feliz. Pero la otra persona podría darte todo,quedarse vacía y aún así, sí tú no eliges ser feliz ahora no lo serás nunca.

Porque el amor y la felicidad no es algo que tenga otro para dártelo. Como un vestido que te pones.
Es algo que tienes tú y que eliges serlo.
Tu pareja puede amarte, atenderte, cuidarte y su manera de hacerlo puede estar o no de acuerdo con tus percepciones sin embargo de eso no depende que tú te permitas amarte y ser feliz hoy.
Una pareja es un compañero de viaje no un hada de la felicidad.
Una pareja es una compañía divertida para compartir un camino, no es un adivino que tiene que conocer todos tus deseos y hacerlos realidad para que seas feliz.
Una pareja es otra versión de persona distinta a ti que es un deleite descubrir, conocer, permitir ser. No tiene que ser una copia de ti, no tiene que esperar o amar las mismas cosas que tú, solo es alguien que elige comprar un boleto para disfrutar en la feria de la vida a tu lado.

Me cansé de exigir…
porque me di cuenta el desperdicio de energía que era eso
porque me di cuenta que era anular el ser que es quién digo amar
porque me di cuenta que al exigirle estaba tratando de controlar el amor que siente y que siento.
Me canse de exigir porque al fin reconocí que no estaba amando con mis exigencias
qué sólo estaba controlando, manipulando, tratando de moldear a un ser humano y no a un muñeco de arcilla.
Me canse de exigir porque me dí cuenta qué cuando lo hacía estaba responsabilizándolo de muchas cosas que solo eran mías.
Reconocí que el ser diferentes lejos de ser algo malo podía ser una dicha.
Me di cuenta que si él no me amaba como yo esperaba no era falta de amor, solo diferencia de estilos.
Me di cuenta que en vez de exigirle que fuera de cierta forma podía expresarle lo que importaba para mi, podía mostrarle y compartirle aquello que me gustaría  y podía enseñarle a conocerme e interesarme por conocerlo también profundamente.

Podía aprender a validar su estilo de ser, de amar de dar. Y podía enseñarlo a conocer tambien mi estilo, no para depender el uno del otro, sino para compartir, para valorarnos, para aprender a amarnos no con exigencia sino con amor.

Autora: Sandra Coral Dulcey.

Copyright © Sandra P. Coral D. Todos los derechos reservados

 

Evita perderme la pista,   Suscríbete al boletin psicoAmor y recibe gratis recursos valiosos además de ser el primero en enterarte del nuevo lanzamiento de este desafío y todas  las novedades aquí

 

Suscríbete a mi canal de Youtube  

 

Recibe tips para vivir una vida personal y amorosa de éxito manteniéndote más conectada conmigo y mi trabajo registrándote a Whastapp mandando  un mensaje a +525515894186   con la leyenda:  “Hola Sandra soy (tu nombre) de (Pais) me encantaría recibir tus tips para vivir una vida personal y amorosa fabulosa, gracias”.

 

Sigueme en mi Fanpage de Facebook

 

Sígueme en Instagram

 

Dejar un donativo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: