El peligro de dejar a la mente Inconsciente sola por su cuenta (ESTO ME PASO)

Uno nunca cree que las cosas se pueden complicar demasiado cuando se siente un poco indispuesto.   En mi caso así fue y el domingo pasado en la noche comencé a sentirme molesta de mi garganta, justo después de que mi hijo comenzará a mejorar con su tratamiento ya que había caído enfermo en la escuela.  Bueno cuando el se mejora pienso que inconscientemente bajo la guardia y me relajo demasiado y quizás me doy permiso para caer también yo, que sé yo, son cosas que se me ocurre que suceden en mi mente inconsciente.  Porque de manera consciente no te puedo decir que deseo enfermarme, quizás si descansar, relajarme, evitar preocupaciones y poder sentir la tranquilidad de que los que amo están sanos y a salvo.

Cómo sea, el domingo en la tarde ya me sentía indispuesta, con un poco de desgano y carraspera en mi garganta.  No soy de tomar mucho medicamento alopático, siempre intento buscar la forma de sanar con homeopatía por que me ha funcionado bastante bien y es menos agresivo para mi cuerpo, estuve tomando algunos medicamentos homeopáticos, pero es claro que no fue suficiente.

En la noche me fui a dormir a las 8:30pm, más temprano de lo habitual, me sentía muy cansada y sólo quería descansar y olvidarme de todo, seguro me sentiré mejor en la mañana, “No hay nada que no repare un buen descanso”.   Sin embargo me levanto varias veces en la noche para ir al baño, al menos dos veces en la noche, la primera vez que me levante eran las 12 de la noche, sentía muy caliente mi cuerpo, seguro tenía alta fiebre y mucho desaliento, sin embargo la necesidad de orinar me hizo levantarme y caminar hacia el baño, lo hice a regañadientes, y cuando termine de lavar mis manos, lo único que deseaba era regresar a la cama sin preocuparme por saber cuantos grados de fiebre tenía.  Muchos seguramente, pero no tenía ganas de nada, ni siquiera buscar una pastilla para sentirme mejor, en mi pensamiento semi-inconsciente me dije, con otra homeopatía mejoraré en unas horas, y tenia a la mano un frasco de algo que me ha servido en otras ocasiones, tomé algunos globulitos y me deje caer en la cama.

Pensé hablarle a mi esposo y despertarlo para que me revisara, pero preferí no molestarlo y dormirme de nuevo, así lo hice.

A las 4 de la mañana me despertó de nuevo la necesidad de ir al baño, me sentía más desganada aún, ahora sentía nauseas y ganas de vomitar, mi estomago gruñía y dolía raramente, seguía sintiendo un sudor frio y a la vez escalofríos, pensé que si vomitaba rápido todo mejoraría, me apresuré al baño me senté y sentí mucha debilidad y como si fuese a desmayarme, pensé que iba a vomitarme encima así que lo primero que se me ocurrió fue que me untaría toda y estaba ideando como hacer para acomodarme sin caerme, pero me di cuenta que no alcanzaría a hacerlo y me apresure a tomar una cubeta que había en el baño para vomitar en ella y permanecer sentada en el baño mientras la abrazaba… pensé que con eso me calmaría  y recuperaría mi fuerza…sin embargo después ya no supe nada.

 

No se cuánto tiempo paso, no sé que me pasó, sólo sé que me despertó un golpe en la cabeza que me hizo llorar y cuando intentaba abrir los ojos mi mente estaba desorientada…

De pronto todo lo que había hecho antes no existía en mi recuerdo…

Me encontré tirada en el piso en una posición que todavía no acaba de entender, yo sabía que me había golpeado la cabeza, por el dolor que sentía, pero no sabía cómo ni por qué, trate de acomodarme porque según yo estaba en mi cama durmiendo… y con el recuerdo que tenía de mi cama intente buscar la pared para apoyarme y me di cuenta que estaba boca abajo, con mi trasero levantado y eso se me hacia mucho más extraño… Intente levantarme y no encontraba forma, seguía sin noción del lugar en el que me encontraba entonces grite a mi esposo pidiendo ayuda.

De pronto regresé un poco y me di cuenta de que estaba en el piso del baño, con la cubeta caída en la ducha y yo en medio de una lucha por ponerme de pie.  Grite de nuevo… y mi esposo llego rápidamente.

Mi hijo despertó asustado y también se salió de la cama a ver que pasaba, allí estaba mi esposo conmigo, intentando calmarme, y ayudándome a acomodarme en un lugar más seguro…

Yo seguía débil, luego recuerdo que estaba sentada del otro lado de la ducha en el piso, recostada en la pared intentando estar más tranquila, mis piernas hormigueaban, mis brazos igual y tuve una crisis de nervios, veía luces intensas y no podía respirar bien.

Mi esposo me pedía que me calmará y me daba agua azucarada para nivelar mi presión que obviamente estaba muy baja.   Mientras yo intentaba contarle lo que me pasaba el sólo me decía que me tranquilizará y que todo estaría bien.   Luego de casi 40 minutos en el baño esperando que estuviera más consiente volvimos a la cama, me tomó la presión y la fiebre que estaba en 38,3, ya había pasado el momento de las luces y el hormigueo de mi cuerpo, ya me sentía mejor.  Nunca vomité y la sensación se fue con el agua azucarada, luego tomé una pastilla para bajar la fiebre y pude volver a dormir.

Al otro día visite al medico y todo se había desarrollado por haber permitido que la fiebre subiera tanto, quién iba a pensar que una simple infección de garganta pudiera desencadenar en algo cómo lo que te cuento.   Sin embargo, la fiebre que tenía desde muchas horas antes y a la que no le hice caso a tiempo, hizo estragos en todo mi cuerpo.   Mi mente consciente se quedo fuera y me hizo perder la noción de todo.

Luego hubo cosas que no recuerdo y que también sucedieron esa noche pero de las cuales estuve totalmente desconectada, mi esposo me narro su experiencia y en mis recuerdos hay varias cosas que no supe, como por ejemplo que me encontró en un lugar diferente al que yo recuerdo, que me desmaye de nuevo, luego de que ya me había incorporado y que por eso me sentó en el piso y me dejo allí un rato para que fuera seguro desplazarnos a la cama.

Afortunadamente el golpe en mi cabeza no paso a mayores, por fortuna no se me abrió la cabeza, pero poco falto para eso.   Todavía duele y esta desinflamando bien, sin embargo me di cuenta que lo peor que hice fue no recurrir a una pastilla para tratar la fiebre, desde la primera vez que estaba consciente de que tenía algo más que simple debilidad.   Me sentía tan desganada y sin interés en otra cosa, que cometí el error de dejarme llevar por mi mente inconsciente en lugar de apelar a la poca fuerza y voluntad que todavía tenía en ese momento.   Algo aprendí de esto, ESCUCHAR MÁS A MI CUERPO Y SUS ALERTAS, ESCUCHARLO Y ATENDERLO CON TIEMPO Y SIN ESPERAR A QUE LAS COSAS EMPEOREN.

 

De nuevo repaso las posibles cosas que podría haber cambiado y veo qué…

Desde las 3am sabia que me sentía mal y estaba con fiebre, no lo comprobé me sentía tan débil y desganada que hice caso omiso de ello.

Seguí a mi mente inconsciente que me dictaba solo caer acostada y dejar que mi cuerpo se relajara, desde allí comenzó el retroceso de mi fuerza.

Yo sentía que hervía, pero no pensé en la magnitud de lo que pasaría de no atender esa situación oportunamente, solo me lleve como mejor pude a la cama de regreso.   Sabía lo que tenía que hacer, pero elegí el camino más “fácil” aparentemente para mí en ese momento.

 

Pude haber avisado a mi esposo para que me revisara y diera una pastilla ya que no sentía ni el menor ánimo para yo hacerlo por mi misma, sin embargo, preferí no molestarlo y evitar despertarlo, así elegí dejarme caer esperando que el sueño reparará mi precario estado de salud, sin embargo, reparar algo así por sí sólo en ese estado ya no era una opción, pasarán las cosas, fue una muy mala noche, pero pudo haber sido peor.

Gracias a Dios y a mi Ángel que me cuida, que mi caída no fue más aparatosa,

que mi cabeza solo se golpeo y no fue algo tan grave,

Que pude gritar y pedir ayuda y recibirla a tiempo

Que mi cuerpo se estabilizo rápidamente

Gracias a Dios que no estuvo peor y que aprendí acerca de la importancia de no dejar a la mente inconsciente sola y por su cuenta.

 

La mente inconsciente es cómo un pequeño niño que sin tutor o guía por sí solo esta indefenso.  Puede llegar a hacer cosas sin entender la magnitud de la situación a la que se enfrenta.   Tiende a elegir inocentemente siguiendo sus instintos, y no cuenta con el desarrollo del criterio necesario que lo separe de los peligros a los que se puede enfrentar en la vida.

La mente inconsciente es maravillosa, siempre que tú seas un piloto con un destino al que dirigirte. Mientras le diriges perfectamente, marcarás el destino al cuál quieres llegar y le mostrarás todo el itinerario al cual deseas apegarte.  Ella como fiel aeronave seguirá el curso que le has marcado, te ofrecerá un diagnostico de las mejores condiciones, te mostrará si hay algo imprevisto para que tú reajustes el itinerario, o apliques un plan de contingencia si fuese necesario.  Sin embargo sin piloto a bordo, la mente inconsciente es un aeronave a la deriva, que no se mantendrá en el aire por sí sola por mucho tiempo y se desplomará precipitadamente dando fin al vuelo.

Eso fue lo que me paso, perdí conexión con mi mente consciente…

Ella se quedo a cargo, por sí sola y sin instrucciones, y es por ello por lo que es supremamente necesario encargarse de darle las instrucciones a seguir anticipadamente.

La mente inconsciente te apoyará siempre que tú se lo indiques, sin darme cuenta le ordené que me permitiera relajarme, dejarme caer a la cama, y como niña obediente me llevó a eso en cuanto caí al suelo y me quede noqueada unos segundos.

 

Ahora que te he compartido mi experiencia, estoy mucho mejor, las cosas no fueron mayores, de la misma manera en que me sucedió esto accidentalmente y cómo producto de la alta temperatura.   A veces nos desconectamos de nuestra mente inconsciente para guiarla y que nos lleve hacia un destino prometedor y maravilloso.

 

Pero antes de perdernos en ello, es importante tener la claridad de un objetivo o destino sabiéndonos el piloto de esa aeronave, fundiéndonos en ese viaje que nos lleve a volar alto y a sentirnos maravillosos.  Allí es cuando le indicas a tu mente las opciones que tiene, le muestras un plan definido donde esta todo aquello que deseas, le indicas el destino al que deberás llegar y te sumerges en ese viaje de disfrute y de bienestar completo.

A diferencia de lo que me paso, en este caso estas consciente dentro de tu mente inconsciente, es decir, estás dirigiendo el vuelo mientras duermes, mientras meditas o mientras te regalas un instante de relajación para vivir con anticipación aquello que estás creando internamente.   Allí, la mente consciente e inconsciente comienzan a trabajar juntas, habrá altibajos durante el proceso mientras aprenden a seguirse el paso la una de la otra.  La mente Consciente es  algo así cómo el adulto que ha adquirido mucho conocimiento, limitaciones y experiencia mientras la mente inconsciente es cómo el pequeño niño que se aferra a su creatividad, libertad y 0 limites.   Indudablemente trabajar juntas será un proceso interesante y divertido,  a veces pondrá los pelos de punta sin embargo, conforme practiques a marcar el destino y pilotear tu aeronave todas las noches;  Al final podrás encontrarte disfrutando de un aterrizaje feliz en tu destino.

Aprende a vivir desde la vida amorosa que deseas, Entrénate para que tu menteconsciente e inconsciente sigan viajando juntas hacia el mismo destino,  vibrando dentro de la presencia de ese amor que quieres siendo parte de mi programa de membresía mensual , detalles aquí

 

Evita perderme la pista,   Suscríbete al boletin psicoAmor y recibe gratis recursos valiosos además de ser el primero en enterarte del nuevo lanzamiento de este desafío y todas  las novedades aquí

 

Suscríbete a mi canal de Youtube  

 

Recibe tips para vivir una vida personal y amorosa de éxito manteniéndote más conectada conmigo y mi trabajo registrándote a Whastapp mandando  un mensaje a +5215515894186   con la leyenda:  “Hola Sandra soy (tu nombre) de (Pais) me encantaría recibir tus tips para vivir una vida personal y amorosa fabulosa, gracias”.

 

Sigueme en mi Fanpage de Facebook

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.